Datos personales

Mi foto

pasion absoluta por la musica.

sábado, 21 de enero de 2012

Hermanos Carnales - Surfin' Bichos (1992)

Al oído de un rocker clásico, el Indie Rock puede resultarle extraño al oído, pero cierto es también que debemos abrirnos a nuevos sonidos, en “Dolor de Cabeza” siempre he intentando inculcar a mis lectores la necesidad de no estancarse en un solo género para llegar a comprender mejor nuestro género favorito y descubrir las virtudes de otros géneros que pueden llenarnos de un modo diferente, como en el post anterior dedicado a los Beatles del Rap, los Run DMC. Por eso voy a hablar un poco del género que he citado antes, el Indie Rock.
Realmente no sé si debo llamarle género, porque en sí mismo este estilo de Rock se caracteriza por una producción de “garaje” en primera instancia, músicos independientes, sonidos crudos y no muy pulidos, aunque más tarde y con el paso de los años, el éxito de esta corriente conllevó la creación de discos fieles al estilo original del Indie pero con una gran producción, incluso con las grandes discográficas, un hecho que produjo y sigue produciendo grandes discusiones dentro del mundillo de los denominados Indies y en el de los Alternativos, por ende, no es exactamente un género, sino más bien una nueva manera de hacer Rock.

Sus orígenes podrían situarse en los inicios de la movida postpunk, en los años 80 se empiezan a llamar Indies a los grupos que se saltan los cánones tradicionales de la música Rock N’ Roll,  grupos con letras que no se basan en temas acordes con el mainstream, sino que nos llevan a pensamientos introspectivos y existencialistas, la muerte, el caos, el amor pasional y desgarrador, o temas más desenfadados, el infantilismo y la dulzura también se dan cita en la cantidad de corrientes que encontramos dentro del Indie. Algunos de ellos el mismo Post-Punk con Joy Division a la cabeza, el Indie Pop con Fools Garden, el Noise Rock con los Sonic Youth, un pilar dentro de ese “nuevo rock” y otros grupos del denominado sonido Madchester como The Charlatans (¿recuerdan el temazo “The Only One I Know”?)

El caso es que todo este “rollito” se extiende por todo el mundo y no se queda sólo en Reino Unido o los States. La cantidad de fusiones con otros géneros como el punk, el hardcore o el dance generan montones de grupos de corrientes diferentes pero con un motivo común. Por supuesto todo esto llega a España. Y con esto, por fin llego a los protagonistas de este post. Surfin’ Bichos fueron un grupo de rock al que se le considera pionero del movimiento Indie en España. Para muchos fue el grupo del cambio entre la música de los años ochenta basada en el pop de la Movida Madrileña y la explosión Indie.

El grupo se creó en Albacete en el año 1988 formado por Fernando Alfaro como vocalista y guitarrista, José María al bajo, Joaquín Pascual en los teclados y Carlos Cuevas con batería. Las influencias del grupo fueron desde la Velvet Underground o The Birthday Party hasta los Pixies o Sonic Youth, y son clave para entender el sonido tan reconocible de los Surfin’ Bichos.
Grabaron dos maquetas para presentarse al concurso Villa de Madrid, una con el nombre de Los Bichos y otra llamada Surfin’. Aunque no ganaron el concurso, gracias a su participación grabaron una maqueta en Radio 3.
Con esta maqueta se dieron a conocer, fichando más tarde con una discográfica y grabando un EP llamado Gente Abollada.
Por fin en 1989 graban su primer disco La luz de tus entrañas consiguiendo relativo éxito. Este disco es una de las piedras angulares de lo que más tarde se llamaría Indie Rock Español. Alfaro empieza su andadura en el retorcimiento de las imágenes religiosas, una seña de identidad del grupo, y en la angustia existencial con toques de droga y crítica social. A destacar el tema Gente Abollada.
En 1991 sacan nuevo disco, Fotógrafo del Cielo, donde la edición y producción del sonido es bastante mejor que la de su primer disco.  En este disco continua el estilo ya consolidado del grupo pero reinventándose haciendo “baladas” como Sonidos.

1992. Los Surfin’ Bichos sufren cambios internos en la formación, José María Ponce abandona el grupo y por otra parte este consigue dos nuevos miembros, Jose Manuel Mora e Isabel León. También este año conciben su obra cumbre, el disco Hermanos Carnales, un disco lleno de esas retorcidas imágenes religiosas que he citado antes, las letras de Alfaro se diversifican por numerosos caminos, entre pensamientos decadentes, problemas de alcoba, sexo incestuoso, las drogas, el existencialismo, el deseo y el amor. Aunque en cierto modo es un disco mucho más “dulce” que los anteriores, el toque popero da al disco frescura, algo muy de agradecer para la situación que vivía la música en España por entonces. Este disco realmente es el empujón que el movimiento Indie necesitaba para llegar a las masas, el single “Fuerte” llega a las radios comerciales del país con una melodía adictiva y un estribillo híper pegadizo.
Sus siguientes movimientos son otra historia, aún les quedaba en la recámara su último disco, El amigo de las tormentas en 1993, pero es Hermanos Carnales el tema, un disco que llegó hace relativamente poco  a mis manos. No había escuchado nada igual nunca, realmente ya había escuchado mucha música del estilo como Joy Division, Pixies, Bauhaus, pero las letras de Alfaro eran muy originales, algunas un poco angustiosas, absorbentes, otras divertidas, ácidas a la par que amables, y las melodías me sonaban crudas como las de los grupos anteriores, pero mucho más frescas, cabe decir que muchas de las canciones me arrancaron más de un baile. Realmente era algo muy ecléctico y nuevo para mis oídos.

Para todo aquel curioso que quiera escuchar los orígenes del rock alternativo de este país le recomiendo encarecidamente que escuche este disco y ya de paso que repase los demás discos del grupo. Hago hincapié en este porque es el que más me gusta a la vez que el más loado por revistas como Rockdelux, que lo nombró uno de los mejores discos de los años 90 en España. Disfrutadlo.